sábado, 6 de octubre de 2007

Padre


La mala idea siempre anda rondando tus canas, y la desconfianza anida entre tus arrugas; eres duro como un risco, pero siempre acabas llorando como un niño.

No hay comentarios: