domingo, 24 de febrero de 2008

Soñando con tiburones




No sé por qué razón, ni qué caprichosa sucesión de hechos me hizo anoche soñar con tiburones. Los había de todos los tamaños y formas, moteados, blancos, grises, azules azul-hielo, y...¡volaban!.
Sí.
Volaban.
El cielo estaba cubierto de tiburones.
Y qué estresante sería tener que salir a trabajar a la oficina con el maletín, la corbatita, ¿verdad?, ¡qué le den! hoy estoy malo, no voy a trabajar, con un par, ahí, dándolo todo.
Los ojos negros y sin vida, como de plástico, brillantes como el charol, y oscuros como el abismo, como el fondo del abismo.
Reflexiono...¡que fácil la vida sin tiburones! Se hace llevadera la vida sin tiburones...¡Que alivio...suspiro...mirar al cielo...y ver nubes...y gaviotas...y aviones...y...
...y aquello que se ve allí...
...y aquell...
...¿qué coño es aquello...?

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Colega búscate un curro ya y déjate de chorradas , que la inactividad laboral te está atrofiando el cerebro , no , es broma , pero hazme caso . Te estás echando a perder Jose. Oye , que sepas me conecto todas las semanas a tu blog, y me sigue encantando, sigue así . ... ( pero búscate un curro ...).
Saludos a la family.
J.J.Corcos

Jaol dijo...

Hola amigo, jajaja. Sí que son chorradas, sí. En lo del curro ahí estamos, claro...Me alegro saludarte, gracias por visitarme y no dejes de hacerlo.