jueves, 15 de enero de 2009

El canario

Esta mañana a la salida del parque Isabel la Católica, en uno de los accesos de la avenida de Torcuato Fernández Miranda, dos señoras departían amistosamente: la una de mediana edad, abrigo señorial y cánido de pisín de cuarenta metros; la otra de edad avanzada, bolsa del alimerka y apariencia de ser dura de oído. Llego a su altura justo en el turno de réplica de la señora del ¿perro? y en un tono de voz si no desmesurado sí rotundo, y supongo ya despachada la familia de la oyente, pregunta

¿y el canario, muyer? ¿cómo está el canario?

Yo, sintiéndome aludido, estuve a puntito, sonrojeme y todo, de contestar

¡Muertito de frío!

No hay comentarios: