miércoles, 8 de abril de 2009

El torito




Desde hacía unos días tengo esta cancioncilla martilleándome la cabeza...
"...lleva botines y no va descalzo..."
¿por qué? ¿pero qué he hecho yo?

Me dije: ¿será una señal? ¿esconderá en su letra algún mensaje oculto? ¿una revelación? Yo, por si acaso, transcribí la letra de la canción al revés y al leerla intentar descubrir alguna clave...pero...sí, lo reconozco: no tuve el valor de leerla entera.
Me acojoné, sí. ¿Y si leyéndola al completo conjurase la presencia de algún ente demoníaco, algún ser maligno?, a saber, tú, ¿y si esa retahíla de palabras sin sentido al ser recitadas en su conjunto adquirierna la categoría de conjuro y éste fuese el detonante que desencadenase el caos universal y destruyera de una vez por todas el orden establecido (evitándonos por otra parte esta lenta agonía)...?
No, no sería yo el que cargase con esta responsabilidad.
De todas formas lo que leí tampoco tenía sentido alguno, al menos no para mí (a no ser que el mensaje viniese cifrado o en alguna lengua de alguna civilización extinta).

Mal no me va a hacer, pensé, la subo al blog y quizá, al menos, consiga, a modo de exorcismo, sacarme esa dichosa cancioncilla de la cabeza.

(Al fin y al cabo no deja de ser un clásico).

No hay comentarios: